?Por que ya nunca ligamos en bares?

?Por que ya nunca ligamos en bares?

La tecnologia llego para hacernos las cosas mas faciles, y ofrecernos sexo a golpe de ‘swipe’. Actualmente aniversario, cada individuo llega al bar unido sobre morada. Tan comodo, tan tranquilo. Asi­ como asi nos esta dejando.

Estoy en la editorial 8 y no ha transpirado medio sobre Madrid. Avenida Martin de las Heros, nA? 11. Voy por mi segundo capuchino cuando le veo. Rubio, ojos grises, Bocamangas dobladas a lo James Dean. Definitivamente un like, un swipe a la derecha, un 95% hot. Sin embargo lo cual nunca es Tinder o Instagram o Badoo o cualquier otra que se le parezca. Aca nunca leere que tiene 30 anos de vida, seri­a vi­a danes, enamorado de las animales, que con el voy a tener “la citacion mas alucinante” sobre mi vida o que su cuenta sobre Instagram seri­a @sexydanish69. Quizas ninguna persona deba saber eso Jami?s. Tampoco me preguntara cuanto peso, cuanto mido o si mis fotos son recientes. Sobre hecho, lo podria ver por el novio mismo… Si levantase la testa del Conversaciones intimas de Ingmar Bergman que goza de dentro de las manos.

Pero meditar en cualquier esto seri­a inutil porque soy demasiado cobarde como de acercarme a el novio

No, aunque sea, carente la bebida mas robusto que un cafe de maquina con azucar tostado. Desplazandolo hacia el pelo, claro, no carente un consenso previo. La aceptacion mutua por medio de app que me de algun con total seguridad anti-ridiculo. ?Es asi como funciona el mundo reciente?

En un bar, me digo a mi misma entretanto meto otro acerca de sobre azucar en el cafe, seria distinta. Las chispas del alcohol y el empuje sobre la musica, y no ha transpirado quizas hasta alentada por mis igualmente ebrios amistades, me obligarian a proceder. A elaborar la curva lenta, igual que Ethan en Lizzie McGuire. ?asi­ como lo haria? Nunca la curva lenta, sino ponerse la energia en un bar. Pensemoslo bien. ?Por que me iba a arriesgar? ?Por que iba a estar a gastos de tener un lio esta noche en la cual me coincidencia euforica, por que dejarlo en manos del destino o las circunstancias o mi valentia fluctuante, cuando podria pisar la discoteca con un ligue debido a escaso el brazo? Lo que se dice llegar ligada sobre casa. Ese da la impresion ser el modus operandi sobre hoy dia, y no ha transpirado nunca nos enganemos: es tranquilo. Jodidamente tranquilo. Y es que mismamente somos. Comodones. ?No era ese el fin de la ciencia?

Las comedias romanticas nos mintieron: Ryan Gosling No hallarai?s exteriormente del bar de Crazy, stupid, love, por motivo de que, en realidad, todo el mundo somos como Emma Stone al principio de el filme: incapaces sobre arriesgar, conformandonos con lo que poseemos a nuestro alrededor, en nuestro empleo o el circulo de amigos, incapaces de conocer a ninguna persona mas alla, de poner en costumbre las habilidades sociales y no ha transpirado arriesgar. ?El peligro! Alli esta la clave. Somos una sociedad que va a lo con total seguridad. Comodones. Asi somos. Y las unicas seres que se acercan en la actualidad aniversario en las bares son los que deseas lo mas lejos viable. Con el fin de fiarte.

Atendiendo a lo cual, las apps Con El Fin De enlazar parecen algo muy oportuno. Hasta indispensable. De eso nacio la ciencia: no para que nosotros nos adaptemos al universo, sino para que el universo se adapte a nosotros. Incluidos nuestros habitos sociales. Sin embargo no todo seri­a tan lindo como da la impresion. Ese delicado movimiento sobre dedo hacia la izquierda o la derecha nunca seri­a algo inocente asi­ como falto consecuencias. Es una constatacion sobre que en la actualidad mas que De ningun modo somos imagenes, perfiles desplazandolo hacia el pelo postureo. Somos lo que somos en Instagram, y exteriormente de eso nos encontramos desnudos.

Nunca realiza bastante, HBO estreno en su catalogo el documental unir en internet, en el que la reportero desplazandolo hacia el pelo escritora Nancy Jo Sales analiza desde multiples perspectivas el engendro de las apps sobre citas. Asi­ como, bueno, algunas sobre sus conclusiones son escalofriantes (*pretends to be shocked*). Compai±ias como Tinder representan la invasion de el capitalismo en las relaciones personales, en las que han instaurado un aparato mas sencilla y estereotipado. Un aparato en donde la imagen seri­a lo mas fundamental, adonde se venden gente como arti­culos sobre supermercado y no ha transpirado se les despoja sobre toda su humanidad. Suena estremecedor, No obstante es que lo es: fomenta el funcii?n sobre generos binarios, convierte el ligue en un entretenimiento sobre consola (?todavia nunca proporcionan un premio cuando llegas a los 100 matches?) y no ha transpirado nos epiteto, como en las pi?ginas web porno, cual ganado. Nos aisla de estas gente. Nos pone lejos, bastante lejos, de lo que las relaciones entre las personas (P-E-R-S-O-N-A-S) deberian ser.

Tinder nos ha quitado la empatia

Aunque sea primero eramos la conversacion en la pastilla sobre un bar. Eramos un esparcimiento sobre miradas o un “?tienes fuego?”. Hoy por hoy solo somos perfiles a las que dar like (o nunca) sobre forma compulsiva. La misma Jo Sales bautizaba al fenomeno como “el apocalipsis de estas citas” en un reportaje para Vanity Fair hace 3 anos, y no ha transpirado en su primera periodo bien reconocemos la realidad que, en al completo este tiempo, se ha hecho mas desplazandolo hacia el pelo mas habitual: “Es una noche agradable en Manhattan, y no ha transpirado en el bar Scout todo el ambiente esta en Tinder”. O Whatsapp, o Instagram, o Twitter. De determinados de sus entrevistados, el ‘online dating’ seri­a “una validacion sobre nuestro atractivo sencillamente deslizando el pulgar en una empleo” desplazandolo hacia el pelo ha convertido el sexo en una cosa simple. “podria conectarme a mi telefono En seguida desplazandolo hacia el pelo carente duda encontrare a alguien con quien pueda tener relaciones sexuales esta noche, posiblemente primeramente sobre medianoche”, le cuenta un ejecutante sobre marketing neoyorquino sobre 26 anos.

Y no ha transpirado fiable que lees al completo esto pensando: vale, ?y cuando llega la zona en que nos iluminas acerca de como cambiar esta condicion? Spoiler: nunca se puede. De este modo seri­a el universo en el que vivimos, y no ha transpirado no se puede luchar contra el. Lo cual nunca es necesariamente funesto. Las apps de citas si poseen consecuencias positivas. No me cerca de dilema que ya has escuchado varias veces la periodo “se conocieron en Tinder y no ha transpirado Hoy estan casados”. Cosas que pasan. ?O leyendas urbanas? Lo cierto es que estas plataformas te favorecen a partir de tu circulo, a reconocer muchedumbre cuando estas en un lugar desconocido o a tener sobre vez en cuando un lio de una noche (si, el sexo En la actualidad seri­a mas simple, desplazandolo hacia el pelo damos debido por eso). Nunca continuamente tiene que acabar en enlace, como las telenovelas.

La clave, igual que cualquier, esta en conocer usarlo con culpabilidad. Con humanidad. Perpetua esa veneracion por la apariencia y la encanto, sin embargo la destreza de decision (no solo referente a el swipe, sino tambien la charla desplazandolo hacia el pelo llevarlo a la vida real) la poseemos casa intacta. Nocivo seria. En la actualidad bien, por muy atrayente que sea Bergman, invariablemente echa un orificio a tu alrededores. Nunca sabes cuando puedes tener alguno de esos encuentros anejos, demode, unicos.

Esos en los que hay que arriesgar mas y cliquear menos.